Viajamos por el tramo 1 de la Interoceánica Sur que une el puerto de San Juan de Marcona, en la desértica costa nasqueña, con la localidad de Muñapata, en Urcos, punto de acceso a los tramos 2 y 3 de esa Interoceánica que nos conducen hasta Iñapari, en Madre de Dios, la frontera con Brasil.


Quizá nos encontremos con una de las carreteras más biodiversas del mundo. A lo largo de casi 800 kilómetros atravesaremos el desierto costeño, áreas protegidas, valles interandinos y punas, nevados y la bella sierra andina. En ese recorrido, nos cruzaremos con pequeñas localidades de pastores, agricultores, comerciantes y artesanos, y capitales provinciales y departamentales como Nasca, Puquio, Chalhuanca, Abancay, Curahuasi y Cusco, donde encontraremos servicios bien implementados.


Hay muchas posibilidades de hacer este viaje. Nuestra propuesta es en dos días y una noche, con un primer tramo que une Nasca con Chalhuanca o Abancay, y un segundo día que nos lleva al Cusco. Cada uno de esos tramos, a su vez, tiene una serie de trayectos y rutas de escape que permitirán al viajero diseñar su trayecto de la forma más conveniente.


El tramo 1 de la Interoceánica Sur está concesionada a la empresa Survial S.A. de Graña y Montero. Sus trabajos, que se van a prolongar por un total de 25 años, incluye el mejoramiento y mantenimiento de la carretera, y la instalación de peajes y estaciones de pesaje, donde el viajero podrá encontrar toda la seguridad e información necesarios para que haga de su viaje toda una experiencia.